Monday, October 18, 2021

“1917”: Un thriller antibélico

Must Read

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película...

Es indiscutible que ‘1917” es una de las más prominentes producciones cinematográficas del pasado año, y como tal tiene algunos momentos y situaciones verdaderamente impactantes –el grado de degradación humana que se observa en derredor en su primera hora, por ejemplo.

Ahora bien, ninguno de esos momentos es más significativo y emotivo, sin embargo, que aquel que tiene lugar en el último tramo de la película, cuando Schofield, uno de los personajes centrales de la historia, y quien luego de haber sorteado innumerables obstáculos y peligros, arriba exhausto a un área boscosa, y se deja encandilar y atraer por un canto que se oye a lo lejos, pero cada vez más cerca.

Aquello es para él como un acto de exorcismo y purificación en medio de la consternación y el horror circundante. Es probable que sea en estos instantes de indescriptible éxtasis cuando el mensaje antibélico de la película se haga más fuerte.

Basada ligeramente en relatos que el abuelo del director Sam Mendes le contó cuando era niño – él fue un veterano de la Primera Guerra Mundial – y coescrita por la debutante guionista Krysty Wilson–Cairns, “1917”, que cuenta con 10 nominaciones al Oscar, es ante todo una historia de ficción.

El guion de la película no intenta ir más allá, de todos modos, y de hecho, no puede obviarse cierto sentido de superficialidad que aflora en el mismo, pero la precisión de su edición y el impresionante realismo de su fotografía pueden llevar al espectador a pensar lo contrario.

El uso, además, del plano secuencia como recurso estilístico y narrativo, también puede ayudar a crear un falso, pero efectivo sentido de verosimilitud y cercanía, lo cual funciona muy bien en la primera parte de esta producción filmica, cuando uno, junto con los protagonistas, va descubriendo y armando la historia.

Los mejores momentos de “1917”

Es precisamente en este tramo donde se encuentran algunos de los mejores momentos del film. Allí, mientras la cámara refleja las maniobras y el estado de ánimo de los soldados británicos en sus trincheras, uno es participe de la tensión y la presión que aquella autenticidad genera.

Y mientras seguimos el rastro a dos soldados británicos que se internan en misión suicida y contra reloj, tras líneas enemigas, el nivel de suspenso que se va creando es genuino y certero, como lo es también el carácter de thriller que adquiere el film en esta parte.

“1917” no es una película sobre la Primera Guerra Mundial, a pesar de que aquel acontecimiento es hoy bastante desconocido por el público, y en cambio, es más bien un relato que sucede dentro del marco del gran conflicto bélico –algo similar al enfoque de la historia de ‘Rescatando al Soldado Ryan”, aunque en otro escenario– en el que el sacrificio, la valentía y la determinación de dos jóvenes soldados son puestas a prueba.

Por lo tanto, técnicamente “1917” es un triunfo indiscutible, y en particular nos cautiva con la realista fotografía de Roger Deakins, y una edición fluida y milimétricamente precisa.

Y por otro lado, aunque las actuaciones de Dean–Charles Chapman George Mackay son correctas, las mismas no tienen el esplendor ni la fuerza para sobresalir y elevar el film a otro nivel.

Lo mismo puede decirse de los veteranos, Colin Firth, Benedict Cumberbatch, Mark Strong, Andrew Scott y Richard Madden quienes están allí en función de ‘cameo’, más que de personajes con alguna entidad.

Schofield (George MacKay, en una escena de la pelíicula “1917”.

Alguien dirá, ¿a qué otro nivel debe llegar una película que recién recibió 10 nominaciones al Oscar? Bueno, la realidad es que aunque no pueden negarse los aciertos del film en el plano técnico, los personajes carecen de “background” y definición, y como consecuencia, no sabemos nada de ellos – con la excepción de que Blake, uno de los personajes centrales y sobre quien descansa el imperativo motivo que impulsa el guion– tiene un hermano oficial que está en el frente.

Por cierto, no queda claro tampoco qué motivaciones o razones llevan a Schofield a seguir adelante en la segunda parte de la película, dado que esto no va en consonancia con la actitud y perfil mostrados por él con anterioridad.

Igualmente, los caracteres de Chapman y MacKay aparecen sin preámbulo ni introducción alguna, y de tal forma son lanzados en la boca del lobo, mientras el director y guionista Mendes espera y confía en que nos identificaremos y preocuparemos por ellos. ¿Será esto posible?

Pero en fin, lo que predomina en “1917” es la concepción y visión técnica del director Mendes, y en ese sentido, hay que admitir que el realizador inglés ha conseguido su objetivo. Su película impresiona, conmueve y entretiene sin tener a mano una gran historia o grandes personajes, lo cual no es tan fácil de alcanzar en una película de carácter bélico.

Aun así, la elocuencia de la textura visual del film es algo que nos atrapa desde aquel extenso plano, aparentemente sin interrupción, con el que abre la película – la realidad es que hay más de un corte en la producción, aunque ciertamente estos son casi imperceptibles.

Así que es, innegablemente, gracias a su tecnicismo, la estupenda edición, fotografía y efectos de sonidos, así como el diseño de producción que “1917” trasciende y se erige en una impactante producción. Por ello, más que cualquier otra cosa, el film es ante todo un ejercicio técnico del director Mendes.

De cualquier modo, si algo queda claro en esta historia es que a veces el héroe más importante en un determinado hecho o conflicto, es aquél de rostro desconocido.

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en la inacabada historia que rodea...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película de acción y aventuras como...

World War II in Colour

Aunque no presenta una cuantificación total, en términos de los estragos y las enormes pérdidas  –humanas, materiales y de medio ambiente– de...

Greyhound: Entre la historia y la ficción

Greyhound, una producción de Sony Pictures cuya fecha de arribo a las salas de cine fue cambiada en dos ocasiones, ha visto...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -