Tuesday, August 9, 2022

Green Book: Entretenida y Reconfortante

Must Read

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película...

No cabe dudas de que tiene sus ventajas ver una película después que esta ha recogido múltiples premios en distintos certámenes.

Por lo pronto, uno sabe a lo que va, y fácilmente puede enfocarse, siguiendo las pautas de los galardones recibidos, en aspectos específicos de dicha producción.

Partiendo de allí, es mucho más comprensible, entonces, coincidir o no con ellos, en base a la información que se posee.

Mahershala Ali y Viggo Mortensen

Ahora bien, guiados por el prestigio y el ‘caché’ que dichas distinciones inevitablemente generan, uno de igual manera, puede también sobredimensionar las expectativas sobre el film, y como consecuencia, esperar más de lo prometido o sencillamente no quedar satisfechos con el mismo.

Por fortuna, ese no es el caso de Green Book. Ganadora del Oscar como la mejor película en la pasada ceremonia del premio de la Academia, la cinta es tan simple y modesta; armónica y entrañable, y al mismo tiempo, tan ligera y poderosa que resulta casi imposible no quedar cautivado por ella.

La película no es perfecta, y uno pudiera señalar pequeños aspectos que conspiran en ese sentido –la barrera que representa el estar dirigida a un público PG-13 o la casi ausencia de caracteres femeninos– Sin embargo, su historia es cálida y reconfortante, inusual pero a la vez agradable y de tan palpitante actualidad –quiéralo uno aceptar o no– que simplemente la convierten en una maravilla.

En cierta forma, nos encontramos ante lo que tradicionalmente se conoce como ‘la pareja dispareja’. Pero en esta oportunidad no se trata de dos policías o de comediantes tirando hacia polos opuestos.

A principios de los años 60, el refinado y celebrado pianista el doctor en música Don Shirley (Mahershala Ali), quiere embarcarse en un tour por el llamado Sur Profundo de Estados Unidos. Esto no debería representar mayores inconvenientes si no fuera por el hecho de que, primero, Don Shirley es negro; y segundo, estamos en los años sesenta, probablemente la época de mayor efervescencia del racismo en la historia contemporánea estadounidense.

Green Book es emotiva y gratificante

Por lo tanto, él necesitará a alguien, preferiblemente un blanco, que lo transporte allí y haga las veces además, de una especie de ‘road manager’.

Es así como este cotizado y virtuoso pianista que ganaría mucho más presentándose en lugares exclusivos de la costa Noroeste de Estados Unidos, pero prefiere en cambio un reencuentro con sus raíces, entra en contacto con Tony Vallelonga o Tony Lip, (Viggo Mortesen), como él prefiere ser llamado.

Tony es un rudo, inculto y violento trabajador italo-americano que últimamente ha estado al servicio del dueño del popular bar Copacabana, en prácticamente todo lo que a usted se le ocurra. Así que, cuando es contratado como el chofer del pianista Shirley, el choque entre ambos es inevitable.

Pero en la interacción, desacuerdos y desavenencias entre Shirley y Tony es donde residen los aspectos más importantes de esta ‘road movie’. De hecho, dos de las más significativas y dramáticas secuencias  – aquella en la que Shirley, en medio de una lluvia torrencial, y víctima de un exabrupto, deja escapar sus frustraciones y lamentos (también él tiene su lado oscuro), o aquella en la que Tony tiene que ir a su rescate para evitar crear un escándalo que arruine su carrera.

En consecuencia, de la confluencia y convivencia de estas dos opuestas personalidades comenzará lentamente a fluir el aprendizaje mutuo, la compresión y la tolerancia. De esta forma, cada uno irá poco a poco, influyendo positivamente en el otro, dejando en el trascurso una marca indeleble.

Y por otro lado, aunque esta historia sobre la amistad y como superar prejuicios está basada en hechos reales, es notorio que se hizo uso de las tradicionales ‘licencias’ para hacer la misma más compacta e impactante.

Esto de por sí no sería perjudicial para la película, si no fuera por el hecho de que el director y guionista Farrelly incorpora al relato con estos cambios un sentido abiertamente maniqueísta.Esto a su vez genera un tendencioso sustrato político que no hace mucho bien al film.

Ahora bien, con lo que la película conquista definitivamente a la audiencia es con las estupendas actuaciones, no solo de quienes encarnan los dos personajes centrales, naturalmente, Mortensen y Ali, sino también con una Linda Cardellini, en un breve papel, pero tan preciso y comedido que es simplemente perfecto.

El actor Mahershala Ali se ha convertido, callada pero persistentemente, uno de los mejores actores del momento –él fue el ganador del Oscar al mejor actor por Moonlight hace un par de años, y ahora repite con este film– despliega una ‘química’ y competencia verdaderamente cautivante.

De igual manera, y no menos notable es un Viggo Mortensen casi irreconocible con unas cuantas libras de más y un acento un tanto extraño, componiendo a un italiano/neoyorquino pendenciero y con más calle de la que necesita.

Uno de los aspectos que más llaman la atención de Green Book es el buen uso que hace el director Farrelly del lenguaje cinematográfico, como son los casos de la música o la fotografía. La primera es utilizada eficientemente en algunas de las piezas que interpreta Shirley al piano, para reflejar su estado de ánimo; es lo que sucede después que éste es rescatado de un YMCA.

Así mismo, es particularmente notable el uso de los colores, en especial el pastel para describir tanto el tono ligero y risueño del film, como la condición de uno de los protagonistas.

Nadie dice que la historia de Green Book sea muy original, puesto que ahí está el precedente de Driving Miss Daisy, aunque en este caso funciona a la inversa, y por demás, la segregación racial, uno de los aspectos claves del relato lo hemos visto ya en infinidad de películas.

No obstante, la presentación de la misma y la puesta en escena en general a la que apela el director Peter Farrelly, normalmente conocido por su afición a las comedias vulgares, es tan impactante, emotiva y gratificante que sencillamente atrapa y entretiene al espectador en todo momento, y se revela como la forma graciosamente correcta de plantear el argumento.

________________________________

Green Book, (Estados Unidos, 2019) / Director: Peter Farrelly / Interpretes: Viggo Mortensen, Mahershala Ali, Linda Cardellini / Guion: Peter Farrelly, Nick Vallelonga, Brian Hayes Currie / Fotografia: Sean Porter / Musica: Kris Bowers / Genero: Drama / Durancion: 2:10  MPAA Clasificacion: PG-13

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en la inacabada historia que rodea...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película de acción y aventuras como...

World War II in Colour

Aunque no presenta una cuantificación total, en términos de los estragos y las enormes pérdidas  –humanas, materiales y de medio ambiente– de...

Greyhound: Entre la historia y la ficción

Greyhound, una producción de Sony Pictures cuya fecha de arribo a las salas de cine fue cambiada en dos ocasiones, ha visto...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -