Friday, November 26, 2021

The Dawns Here Are Quiet

Must Read

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película...

¿Han visto ustedes “The Dawns Here Are Quiet”?  Probablemente no. Esto es lo que se llama una producción ‘menor’ y modesta, dentro de los estándares que han establecido innumerables producciones televisivas que le han precedido, desde Band of Brothers a Downton Abbey, y desde The Pacific  a Game of Thrones.

Por demás, la miniserie de cuatro capítulos es una producción rusa del año 2015, y por supuesto, con actores y actrices de ese país, que ha llegado hasta nosotros gracias a la popularidad y el alcance que hoy tienen los servicios de streaming. En este caso, Amazon Prime.

Por lo tanto, esto no es cine o televisión puramente comercial, con un gran presupuesto, una maquinaria de distribución y promoción a su servicio, o rutilantes y reconocidas estrellas en su cartel.

Aun así, las sólidas y muy creíbles caracterizaciones, el buen pulso narrativo del que hace uso el director Renat Dayletyarov, quien incorpora un apreciable y efectivo nivel de suspenso, además del interés que despierta en si la propia historia, su frescura e inusual perspectiva; constituyen en definitiva elementos más que suficientes para hacer de ésta, una muy recomendable producción.

En la primavera de 1942, y con el ejército alemán en franca expansión a través de Europa, en una remota villa al norte de Karelia, en lo que era entonces parte de la Unión Soviética, (hoy Rusia), todo luce estar en calma.

Las mujeres también van a la guerra

Así que, cuando los soldados asignados a la dotación militar que opera allí una defensa antiaérea, son removidos por sus continuas broncas y perfiles de seductores, lo que recibe el sargento a cargo de dicha dotación, en lugar de aquellos, es una unidad de mujeres.

Lo que nadie esperaba, sin embargo, era que además de las incomodas situaciones que se generarían entre un comandante que nunca había tenido mujeres bajo su mando, y estas con el único hombre en la villa como su jefe, no pasaría mucho tiempo sin que se advirtiera la presencia en el área de soldados alemanes.

Esto pone en alerta de inmediato a la unidad, y eventualmente, el conflicto que se avecina pondrá a prueba a este grupo de mujeres, y en particular a cinco de ellas.

Compuesto básicamente por viudas y jóvenes pueblerinas, con muy poca o ninguna experiencia militar, el enfrentamiento con unos invasores experimentados y mejor preparados, que puede dejar como resultado el mayor sacrificio de sus vidas, determinará tanto la valentía y determinación de ellas, como su pericia y habilidad para el combate de guerrilla al que se ven obligadas a apelar.

Por cierto, aunque The Dawns Here Are Quiet’ posee un dejo de ligereza y humor, el cual le es imprescindible, (dadas las circunstancias de género del entorno); el tratamiento general de la historia no deja de estar planteado con el necesario respeto y rigor que requiere un drama épico.

Basada en la novela del mismo nombre del escritor ruso Boris Vasilyev, y de la cual ya se hizo una versión para el cine en 1972, el guion de esta nueva adaptación fue escrito por el propio director Dayletyarov, y por supuesto, su visión, si bien narra en esencia la misma historia, difiere de aquella y es más ‘cinematográficamente’ atractiva que la anterior.

Aunque narrada en off y con una ambientación, decoración y fotografía que innegablemente remiten al tiempo en el que se desarrolla la historia –lo cual no sucede con el film original– la realidad es que el sentido de realización cinematográfica que emplea el director Dayletyarov tiene una estampa moderna.

Una producción más concisa y dinámica

¿Es esto un defecto? Claro que no. Otros aspectos que resaltan aquí es el hecho de que esta vez la duración de la producción ha sido reducida notablemente, sin que por ello se haya perdido algo importante del relato. Además de eso, el ritmo –pese a que encuadra lógicamente dentro de los parámetros del dramava un paso adelante que la producción de 1972.

Y por otro lado, es notorio que en esta versión de “The Dawns Here Are Quiet” hay un moderado, pero efectivo uso de efectos especiales, una música y banda sonora, a veces de corte nostálgico, pero en particular más contemporánea y precisa, así como un sentido de resolución de las secuencias de acción más conciso y dinámico.

Naturalmente, esto no significa que la versión del director Stanilav Rostotsky carezca de valor. Aunque ha pasado el tiempo, y eso se advierte en el film, en su momento la película alcanzó un enorme prestigio y gozó de gran popularidad tanto en Rusia como en China.

La producción llegó a competir, incluso, por el Oscar a la mejor película extranjera en aquel año, y todavía hoy es considerada como un clásico del cine ruso.

Ahora bien, al comparar esta reciente adaptación con el film original, queda claro que hay notables diferencias entre una y otra película, que van más allá de las distintas épocas a las que ambas pertenecen.

La narración es off, por ejemplo, es uno de los aspectos más interesantes de esta nueva versión, por cuanto contribuye a proporcionar un mayor grado de credibilidad y verosimilitud, y en el proceso, acentúa ese rasgo de ‘cine documental’ del que está impregnada la producción.

Así mismo, la historia narrada en flashback como en la versión anterior, abre con un sargento Fedot Vaskov (estupenda caracterización de Pyotr Fyodorov), que con rostro atormentado y mirada ausente, rememora lo acontecido, mientras aguarda el arribo de los sodados de reemplazo.

Un flashback dentro de otro flashback

Sin embargo, en lo que no deja de ser un recurso discutible, por cuanto crea una distensión narrativa; dentro de ese flashback general se generan en determinados momentos distintos segmentos de flashbacks que buscan dotar de entidad y consistencia a los personajes.

Esto a veces se logra y en otras no. Pero, aunque se entiende la intención, y esto sirve para alcanzar una mejor definición de los caracteres, al mismo tiempo también, se disgrega la historia y se rompe la intensidad narrativa, al incursionar frecuentemente en el pasado individual de los distintos personajes.

No obstante, lo que no se puede negar es la superioridad de la nueva adaptación, al menos, en el campo de las actuaciones. Tanto Fyodorov como Anastasia Mikulchina y las demás jóvenes actrices que interpretan los principales personajes, ofrecen un trabajo más depurado y exigente, tanto en lo físico como en el aspecto emocional.

Precisamente, si algo se evidencia en el film de 1972, es que el paso del tiempo no le ha favorecido, hay varios aspectos resueltos con vaguedad, y los personajes, dado que no se introduce a ninguno de ellos, no resultan muy creíbles, y en general carecen de definición, en especial, los caracteres femeninos.

Y por el contrario, en esta nueva versión la historia se siente un poco más humana y cercana. Con todo y eso, hay que tomar en cuenta que esta es una película PG-13, y como consecuencia, su textura visual y su narrativa en general son mayormente agradables y placentera, y nunca ofensiva o particularmente inquietante.

Después de todo, la noción de que la mujer, y en particular, si esta es joven, sea víctima de violencia o que su cuerpo sea profanado de alguna forma, no ha sido nunca bien visto.

Aun así, es indudable que este rasgo restringe el alcance e impacto de la película, pero aquí al menos el enemigo tiene una presencia más activa y relevante, sobrepasando el sobrio y casi decorativo rol de la producción anterior. (Eso es lo que se aprecia, en todo caso, en la reducida versión de 1972 – solo 81 minutos, disponible en Amazon Prime).

Así que, si alguien se cuestiona sobre si era necesario un remake o nueva adaptación de aquella entrañable y trágica historia, la respuesta es afirmativa. Las nuevas audiencias así lo demandan. Qué pena que la producción no haya generado mayor atención del público y la crítica.

*Disponible para streaming on Amazon Prime

______________________________

The Dawns Here Are Quiet, 2015, Russia. Director: Renat Davletyarov Intérpretes: Pyotr Fyodorov, Anastasia Mikulchina, Evgeniya Malakhova, Kristina Asmus, Sofya Lebedeya Guion: Renat Davletyarov y Yuriv Korotkov, basados en la novela de Boris Vasilyev Musica: Roman Dormidoshin Fotografia: Semyon Yakovlev Genero: Drama, Guerra Duraccion: 120 minutos Calificacion: PG-13

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en la inacabada historia que rodea...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película de acción y aventuras como...

World War II in Colour

Aunque no presenta una cuantificación total, en términos de los estragos y las enormes pérdidas  –humanas, materiales y de medio ambiente– de...

Greyhound: Entre la historia y la ficción

Greyhound, una producción de Sony Pictures cuya fecha de arribo a las salas de cine fue cambiada en dos ocasiones, ha visto...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -