Thursday, August 5, 2021

The Devil Next Door

Must Read

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película...

Planteado en términos simples, de The Devil Next Door es la crónica del juicio contra el notorio operador de los campos de la muerte de los Nazis, John Demjanjuk, mejor conocido como “Iván el Terrible”.

Sin embargo, al mismo tiempo, es también mucho más que eso. El film es una lúgubre y horripilante reflexión con profundas implicaciones morales, legales y psicológicas. Abre innumerables interrogantes y la mayoría se quedan sin respuestas, no por la carencia de consistencia de la historia, pero en cambio por una ineludible ausencia de evidencias y testigos.

The Devil Next Door concluye, además, como un reflejo de la doble moral de la sociedad norteamericana que es, tal vez, la misma que opera en otras culturas y sociedades, puesto que desgraciadamente parece ser una condición del ser humano.

Dado que no hay nada concluyente acerca del papel que Demjanjuk jugó en los campos de la muerte Nazis, al parecer estuvo de servicio en Sobibor, otros dicen que en Treblinka, hay quienes dicen que en ambos, ¿o es posible que en ninguno de los dos? ¿Quién sabe?

Pero la realidad es que, debido a esto, y aún después de dos juicios y de la desaparición física de Demjanjuk, (2012), sigue sin despejarse la incógnita de quien fue realmente el personaje y qué rol jugó en los campos de exterminio Nazis.

A esa incertidumbre fue a la que apostó el personaje, –se le ve siempre muy confiado y desafiante– y consecuentemente, la misma es un elemento de gran importancia en la construcción del relato. Precisamente, esto fue lo que le permitió finalmente a Demjanjuk, a la sazón envuelto en un proceso de apelación, morir legalmente como inocente.

Por lo tanto, no cabe duda de que como muy bien plantea este documental de Netflix que viene a enriquecer y ampliar el catálogo de docudramas de la empresa, los hechos que rodean a este tristemente célebre personaje ofrecen una perspectiva rica en matices y complejidades.

The Devil Next Door: ¿Un inocente muy cumpable?

Demjanjuk aseguró hasta su muerte que era inocente y que solo había sido un prisionero de guerra forzado a trabajar para los Nazis. El documental examina con cuidado y objetividad las distintas vertientes de la historia, y hace muy buen trabajo en la presentación de los puntos contrapuestos, por lo menos en los tres primeros capítulos de los cinco que componen la miniserie.

Apoyados fundamentalmente por imágenes de archivo, pero haciendo un uso profuso y preciso de grabaciones nuevas de familiares, abogados, fiscales, ex funcionarios del departamento de Justicia de Estados Unidos, e incluso, historiadores, los directores de The Devil Next Door, Daniel Sivan y Yossi Bloch, construyen un film espeluznante e ineludiblemente conmovedor.

Increíblemente, y pese a la estructuración lineal de la historia, y al hecho de que relata algo que sucedió mucho tiempo atrás, los realizadores se las arreglan para impregnar a la producción un extraño sentido de fascinación.

En ello contribuyen innegablemente los cambios, giros y nuevas revelaciones que el relato va incorporando y que no hacen sino agrandar el enigma sobre quién fue realmente este hombre. En algún momento, todo esto parece ser parte de uno de los mejores guiones hollywoodenses. Pero se trata de una realidad muy cruda y perturbadora que impactó la vida de cientos de miles de personas, ¿y quién sabe? Tal vez mucho más.

Más de 70 años después de haber terminado la Segunda Guerra Mundial, todavía siguen apareciendo nuevas historias y puntos de vistas que merecen ser contados, y cuyas dantescas imágenes – aunque no son nuevas– nos recuerdan el horror, y la magnitud de la crueldad y el dolor de los que puede ser capaz el hombre.

El caso contra John Demjanjuk, quien vivió en Cleveland, Ohio, como un ciudadano ejemplar por más de 30 años, se inició cuando en 1975 el servicio de inmigración de Estados Unidos recibió un listado de criminales de guerra, preparado por los soviéticos, que habían buscado refugio en América.

Treblinka: El cementerio del horror

Entre ellos estaban Fyodor Federenko, quien había admitido que había sido un carcelero de los campos de la muerte de Treblinka, Polonia, y también John Demjanjuk. Pero se creía que este último había estado en Sobibor, un campo de concentración donde las posibilidades de sobrevivir eran mayores que en aquél.

El nacido en Ukrania y nacionalizado estadounidense, John Demjanjuk, (con traje marrón), a su arribo a Israel en extradicion, el 28 de febrero de 1986, es escortado por dos policias Israelies.

Sin embargo, cuando los Estados Unidos pidieron la colaboración de Israel para identificar y corroborar la identidad de los sospechosos, algunos sobrevivientes de Treblinka aseguraron que Demjanjuk era en realidad “Iván el Terrible”, uno de los encargados de las cámaras de gas del campo de concentración más temido y odiado.

Por lo tanto, al parecer, él nunca estuvo en Sobibor, como se creía y él mismo había declarado. Fue así en consecuencia, como Demjanjuk fue deportado a Israel donde enfrentó el histórico juicio que compone gran parte de esta producción.

En Treblinka existe el que se estima el más grande cementerio judío del holocausto. Allí murieron nada menos que 850 mil judíos. La mayoría de ellos morían en aproximadamente dos horas después de haber arribado a aquel infierno. Los prisioneros eran sometidos a un rápido proceso de ‘despojo’ y ‘limpieza’ – le cortaban el pelo, los desnudaban y despojaban de cualquier objeto o pertenencia– y sin mayor dilación eran enviados a las cámaras de gas, bajo la falsa promesa de que iban a tomar un baño.

Aquella macabra labor era tan eficiente y expedita que los 
Nazis se jactaban de decirles a los judíos que, si acaso 
alguno de ellos salía vivo de allí, nadie creería jamás 
que semejantes hechos habrían tenido lugar.

Aparentemente, en este escenario fue de donde surgió el sobrenombre de “Iván el Terrible” para John Demjanjuk, debido al sadismo y nivel de crueldad de que era capaz. Se dice que mientras dirigía los prisioneros hacia una muerte infalible, se dedicaba a torturarlos cortándoles partes del cuerpo con una espada, apuñaleando a mujeres y niños con su bayoneta o golpeándolos con un tubo de metal.

Ese apelativo, por cierto, es una referencia a Iván IV Vasílievich, (1530-1584), el primer Zar de Rusia y en nombre de quien se acuñó el término por primera vez. El Zar “Iván el Terrible”, mató no sólo a su hijo, en un ataque de rabia, y quien era el heredero al trono, sino sobre todo a cientos y tal vez miles de personas a quienes consideró sus enemigos, además de muchos de sus propios amigos.

En The Devil Next Door el abogado defensor Israeli  Yoram 
Sheftel, adquiere un rol de mayor relevancia que el que tuvo 
en aquel entonces en la presentación de los hechos, 
y en cierta forma, se convierte en el narrador de facto 
del documental, más de 30 años después de aquel juicio. 
Sus explicaciones y puntualizaciones ayudan a una
 mejor contextualización de los
 acontecimientos expuestos.

“La gente me odiaba más a mí que a los nazis”

Demjanjuk fue defendido también por el abogado americano Mark J. O’Connor, y este ofrece, por igual, sus puntos de vista sobre diferentes tópicos, pero contrario a como sucedió durante la mayor parte del juicio, no alcanza en el documental el nivel de participación del abogado israelí.

Yoram Sheftel

La exuberante personalidad de Sheftel era y sigue siendo uno de sus atributos. Así que aquel juicio le cayó literalmente ‘como maná del cielo’, y como era de esperarse en estos casos, al estar defendiendo a un brutal asesino Nazi, se convirtió rápidamente en el enemigo público número uno de Israel.

La gente lo repudiaba, le gritaban colaborador Nazi, asesino, y se referían a él como alguien que debia ser eliminado. Según sus propias palabras, “parecía que de repente los israelitas me odiaban más a mi que a mi cliente”. La animosidad llegó a tal nivel que incluso su madre dejó de hablarle.

De acuerdo con Sheftel, este fue el primer y único juicio contra criminales Nazis televisado en vivo en Israel, desde el primer hasta el último momento. El evento atrajo de inmediato la atención de la población israelí y rápidamente se convirtió en una obsesión nacional que era seguida en todas partes por cualquier medio, televisión, radio, prensa escrita, y por supuesto, en el propio tribunal.

Otro aspecto interesante en el documental es aquel en que se relata, en el tercer capítulo como la gente de Israel trató al puñado de sobrevivientes de Treblinka, unos 70, a su arribo al país. Los israelitas recibieron a los recién llegados con indiferencia y hasta cierta crueldad. Muchos se preguntaban como ellos habían podido sobrevivir, qué habían hecho para lograrlo, cuando en cambio, otros 6 millones de israelíes no pudieron hacerlo.

De ahí se desprende la explicación de por qué algunos de los sobrevivientes, debieron aferrarse a algo heroico, ante aquél rechazo, como la supuesta muerte de “Iván el Terrible” en medio de un zafarrancho, propagada tiempo atrás por uno de los testigos. Ellos simplemente necesitaban algo con que contrarrestar el desprecio de que eran objeto.

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en la inacabada historia que rodea...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película de acción y aventuras como...

World War II in Colour

Aunque no presenta una cuantificación total, en términos de los estragos y las enormes pérdidas  –humanas, materiales y de medio ambiente– de...

Greyhound: Entre la historia y la ficción

Greyhound, una producción de Sony Pictures cuya fecha de arribo a las salas de cine fue cambiada en dos ocasiones, ha visto...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -