Monday, October 18, 2021

The Irishman: Una historia de la mafia en clave otoñal

Must Read

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película...

“The Irishman” es como una alegoría sobre la mafia, la traición y la muerte. Es, o al menos se presume, el colofón de una carrera, una visión y un estilo de cómo explorar un tema. Allí coinciden y se estrellan lo simbólico, lo metafórico y lo esencialmente moral.

Hay personajes que representan la maldad y el vicio como Russell Bufalino (Joe Pesci) y Frank Sheeran (Robert De Niro); y otros como Peggy (Lucy Gallina/ Anna Paquin), que simbolizan el bien y la virtud.

Probablemente, en el título de la densa obra en la que se basa el film, “I Heard You Paint Houses”, se concentra aún mejor el sentido metafórico del que está impregnada la producción.

 La película representa el regreso del director Martin Scorsese a un tema que conoce a la perfección desde que se iniciara con “Mean Streets”, en 1973, y luego continuara con “Goodfellas”, 1990, “Casino”, 1995, y “The Departed” en 2006. Scorsese también ayudó a crear “Boardwalk Empire”, la exitosa serie de HBO sobre las operaciones ilegales de alcohol en Atlantic City durante la época de la prohibición.

Así que dada la dimensión y extensión de “The Irishman”, comprende varias décadas de la vida del gánster Frank Sheeran, (Robert De Niro), y toca además distintos temas; el film se revela como una sinfonía de la muerte y el dolor en clave de remembranza otoñal.

Es decir, Sheeran, quien fuera un sicario al servicio de la mafia, o tal vez, el más letal e importante, además de guardaespaldas del sindicalista Jimmy Hoffa, con quien llegó a desarrollar una cercana amistad, rememora aquí sin miseración y mediante el recurso del flashback, por supuesto, sus andanzas por el bajo mundo.

Escrita por Charles Brandt, y publicada en 2004, un año después de la muerte de Sheeran, la novela I Heard You Paint Houses recoge parte de la vida de Sheeran desde que fuera un camionero transportando ‘steak’ en Philandelphia, su fortuito encuentro y luego largo servicio a la orden de Bufalino, hasta sus tristes y solitarios días en un asilo de ancianos.

Por supuesto, en el ínterin hay otros aspectos que quedan reflejados aquí, como son las implicaciones de la mafia en la elección del presidente Kennedy –también se infiere su participación en su asesinato– la camaradería de Richard Nixon con éstos, así como la vinculación mafiosa en los asuntos cubanos.

Ahora bien, aunque basada en hechos reales, nada de esto, sin embargo, ha sido comprobado; como tampoco la participación de Sheeran en la muerte de Hoffa. Este último, quien llegó a ostentar un poder como ningún otro líder sindical tuvo o ha tenido jamás, desapareció en 1975, presuntamente mientras se dirigía a una reunión con “Tony Pro’ (Stephen Graham), y hasta la fecha se han tejido mil y unas conjeturas sobre su destino.

“The Irishman” trata de poner fin a las mismas, pero aunque las circunstancias y puesta en escena de todo aquello resultan creíble y muy impactantes, no queda claro si alcanza ese propósito.

No hay arrepentimiento en “The Irishman”

La carga de Sheeran, como gatillero al servicio del jefe mafioso Russell, es pesada y extensa, pero en él, aún en las postrimerías de su vida, no hay espacios para el arrepentimiento sincero. Es por eso que los dos policías que lo visitan en el hospicio donde ve correr y confundirse el paso del tiempo, salen de allí con las manos vacías.

Esa es la razón también por la que una reconciliación con sus hijas, en especial con Peggy, quien quedó marcada desde niña por una experiencia ocular, y desde entonces ha desarrollado un rechazo hacia su padre cada vez más fuerte e insondable; se torna cada día más inalcanzable.

Aunque innegablemente cautiva, más por las actuaciones de un puñado de actores (De Niro, Pesci, Pacino, y Graham), y por la cinematografía evocativa y profundamente nostálgica de Rodrigo Prieto, lo cierto es que “The Irishman no tiene el impacto emocional, la intensidad o el seductivo dinamismo de otras producciones de Scorsese.

Su enfoque y acercamiento hacia la historia es más bien contenido y de una cierta, pero falsa apacibilidad. Esto en parte es entendible, en virtud de la concepción y longitud de la película –alcanza las 3 horas y media– pero no por ello se libra de culpa.

Un aspecto que ha atraído la atención de muchos, y ha creado incontables debates es la ausencia en el film de caracteres femeninos, y por extensión, los casi inexistentes diálogos de Anna Paquin.

Esto es bastante cierto, pero merece una explicación. Peggy, el personaje que interpretan Gallina, en la niñez y Paquin, como adulta, es una fuerza en contención. El personaje fue creado como una presencia etérea que intuye y ve mucho más de lo que otros creen, y pese a que prácticamente no articula palabra durante todo el film, su rostro dice mucho más que mil palabras.

De igual modo, el ‘efecto de rejuvenecimiento’ que se advierte en los principales actores, y que ha generado algunas controversias, resulta demasiado obvio y un tanto torpe, por lo menos en lo que tiene que ver con los movimientos de los actores, pero aun así, no representa una debilidad de gran consideración para la película.

Por otro lado, el extenso metraje del film da lugar también al surgimiento de un buen tema para el análisis, por cuanto uno no puede dejar de preguntarse si no habría sido mejor hacer dos películas, dando el debido tratamiento y definición a algunos caracteres visiblemente desperdiciados, (el de Harvey Keitel, por ejemplo), o en cambio, realizar igualmente una miniserie con mayor holgura y disposición para los mismos.

Sin embargo, el fardo emocional que progresiva y calladamente arrastra Frank requería de una unidad y continuidad que solo una película, como un todo, y no como una sucesión de partes, podía proveer.

Al mismo tiempo, este desgaste y cansancio mental y físico encierra un sentido acumulativo que está íntimamente ligado a la dinámica, estructuración y duración de la historia. Al separarse esta en capítulos, automáticamente se pierde aquel efecto, y con él, la razón misma de la existencia de este enfoque narrativo.

Por lo tanto, esa es la razón fundamental por lo cual la historia de “The Irishman” no puede ser planteada o abordada como una miniserie. Ahora bien, el problema que se deriva de la apuesta en escena y concepción a la que apela el director Scorsese, es que en la mima no hay redención ni desahogo o descarga emocional del personaje central. El hermetismo inquebrantable es lo que Frank asume como penitencia.

Por consiguiente, tal vez, The Irishman” no es el tipo de película que atrapa sin reservas o impresiona de forma decidida. Pero tampoco es monótona o reiterativa, pese a su larga extensión. Constituye, sin duda alguna, una de las mejores producciones cinematográficas de Martin Scorsese.

Y aunque la película entretiene y satisface al espectador, probablemente será mejor valorada según transcurra el tiempo y se disipe la polvareda generada por las actuales polémicas creadas por Scorsese.

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en la inacabada historia que rodea...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película de acción y aventuras como...

World War II in Colour

Aunque no presenta una cuantificación total, en términos de los estragos y las enormes pérdidas  –humanas, materiales y de medio ambiente– de...

Greyhound: Entre la historia y la ficción

Greyhound, una producción de Sony Pictures cuya fecha de arribo a las salas de cine fue cambiada en dos ocasiones, ha visto...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -