Friday, November 26, 2021

The Two Popes: Dos Papas se confiesan

Must Read

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película...

Es evidente que The Two Popes’ está inspirada en hechos reales, puesto que usa los nombres propios de los personajes envueltos en la historia. ¿Pero qué tan veraz es o qué tan lejos va en acomodar hechos y situaciones para hacerlos ‘cinemáticamente’ viables’? Eso no es algo difícil de determinar.

‘The Two Popes’ es esencialmente una historia de ficción cuya autenticidad y elaborado sentido de verosimilitud puede llevar a muchos a pensar lo contrario. En ese sentido, el film no solo cuenta con la dirección serena, diestra y efectiva de un director con el talento y prestigio de Fernando Meirelles, (“City of God”, “The Constant Gardener”), sino también con un guion preciso y sustancioso apegado más a su propia dinámica que a la realidad de los hechos.

Basada en la obra de teatro The Pope’, escrita por el propio guionista del film, Anthony McCarten, ‘The Two Popes’ representa una confrontación que va más allá del campo de la actuación y lo puramente dialectico para aterrizar en lo teológico y las flaquezas del hombre como ser imperfecto.

Pero aquí hay que tomar y dejar, y no juzgar con demasiada dureza a un ‘villano’ que es más el fruto de la cadencia y estructuración interna del relato que de lo que ha determinado la Historia.

Me explico. A lo que asistimos aquí es al enfrentamiento de dos grandes actores británicos, personificando ambos a dos caracteres filosófica, y un tanto, teológicamente contrapuestos – Anthony Hopkins al Papa Benedicto XVI y Jonathan Price al cardenal argentino Jorge Bergoglio, quien consecuentemente, como es sabido, se convirtió en el Papa Francisco.

Como consecuencia, los personajes de ambos han sido concebidos por el guionista McCarten en función de que uno representa el pasado, el conservadurismo, la rigidez y en cierta forma, el pecado, mientras que el otro exhibe un aire jovial, es comunicativo, humilde y popular, y sobre todo, está a favor de las reformas que necesita la iglesia, y del castigo para quienes hayan traicionado la confianza que los feligreses depositaron en ellos.

The Two Pope es un deleite

¿Es difícil saber quién es quién? Por supuesto que no. Los personajes están muy bien dibujados en términos de sus afinidades – que no son muchas –, pero si de lo que los separa.

Lo que si resulta un tanto penoso y cuestionable es que debido a este enfoque se haya mancillado el legado de un Papa, mientras se encumbra el de otro. Es decir, el retrato que se hace en el film del Papa Benedicto XVI no es el más favorable, a pesar de que algunas de las acciones que se le atribuyen no son de su entera responsabilidad.

Ahora bien, no puede negarse que, en términos cinematográficos, The Two Popes’ es un deleite para los sentidos. El tándem que forman estos veteranos actores interpretando a personajes opuestos, con el consecuente rechazo inicial y luego el acercamiento y aceptación final, concitan innegablemente el aplauso.

Tanto Hopkins como Price cautivan y convencen al espectador, y ambos en un toma y daca que se extiende hasta la última escena del film, se benefician mutualmente de la interacción y ofrecen lo mejor de sí. El personaje de Hopkins, Benedicto XVI, tiene una presencia más sobria y contenida, debido en parte, a la estatura del mismo, mientras que Price se muestra más suelto, juguetón y amigable.

Por cierto, y aunque Hopkins también tiene sus momentos (aquél en el que reacciona de forma enérgica y recriminatoria, por ejemplo), en el personaje del cardenal Francisco se concentran, además,  los mejores diálogos, y no puede ocultarse, asimismo, que la cámara mira con particular afección a quien representa al primer papa de origen hispano.

De cualquier modo, llama la atención el sentido de ‘humanización’ que se advierte en el perfil delineado por el guionista McCarten sobre ambos personajes, en particular en lo que tiene que ver con la conducta y errores cometidos por ellos en el pasado.

Anthony Hopkins y Jonathan Price

En un momento clave de la película, ambos intercambian confesiones; Benedicto XVI, su supuesto nefasto rol y permisibilidad en los escándalos de abusos sexuales que han sacudido a la Iglesia Católica en las últimas décadas.

Se menciona de manera específica, aunque de forma incidental, el nombre del padre mexicano Marcial Maciel, fundador de la orden de los Legionarios de Cristo, a quien se catalogó hace algún tiempo como un “pedófilo irredimible”.

Sin embargo, vale acotar aquí, dado que esto no es asunto de interés del film, como es entendible, que Maciel nunca fue separado de la iglesia, pese a las continuas denuncias en su contra. No fue sino hasta que, precisamente, el Papa Benedicto XVI lo obligó a retirarse en 2006, poco antes de morir, cuando abandonó la misma.

Un aspecto que nos atrae e impacta durante estos testimonios, es el hecho de cómo, en un momento dado, se extrae o elimina el sonido de lo que está planteando el Papa Benedicto XVI. El recurso es bastante efectivo, puesto que agrega dramatismo y solemnidad a la escena, además de que de alguna forma es como una invitación abierta al espectador.

Se infiere que lo que allí se declara es algo muy grave y delicado, que puede ser incluso completado por el espectador.

El Papa conoce a su sucesor

Por su parte, en lo que se refiere al cardenal Bergoglio, este se abre emocionalmente de tal modo con el Papa que le narra tanto el momento en el que sintió el llamado de Dios, como unos tormentosos y terribles sucesos en los que se vio involucrado durante la época de la dictadura en Argentina.

Si todo esto es cierto o no, eso es algo que cada quien deberá poner en claro. Pero por lo pronto, no cabe duda de que el guionista McCarten y el director Meirelles han creado una sólida y entretenida película.

No deja de llamarnos la atención, igualmente, el uso de la fotografía en blanco y negro, por parte de Meirelles, al presentar la época de juventud de Bergoglio en el país suramericano.

Algunas escenas de ‘The Two Popes’ ofrecen una panorámica del proceso de elección de un Papa, lo cual precede a una reunión que sostiene el papa Benedicto XVI y el entonces cardenal Jorge Bergoglio. Se sugiere someramente que Benedicto pudo haber influido en la elección del cardenal argentino, pero esto no es más que un artificio engañoso y especulativo.

La realidad es que aquella reunión nunca tuvo lugar, o al menos no antes de que Bergoglio asumiera como Papa –y el motivo de la misma es también una licencia o libertad que se toma el guion.

Y por demás, si un Papa “arregla” o de alguna forma interviene en la elección de otro, dicha elección automáticamente se convierte en nula e ilegal. Como dato curioso, el presente papado representa la primera vez, en más de 500 años, que un Papa sucede a otro aún estando aquél con vida.

Finalmente, algo que es particularmente notorio es el fulgurante éxito alcanzado por el guionista Anthony McCarten en los últimos años, lo que lógicamente ha disparado la demanda de su trabajo. Primero fue The Theory of Everything”, luego Darkest Hour”, y después “Bohemian Rhapsody”, tres de los films más premiados y reconocidos de los últimos cinco años. Otro detalle curioso es el hecho de que, las tres películas han ganado el Oscar al mejor actor, entre otras distinciones.

‘The Two Popes’, disponible en Netflix, y que deberá hacerse sentir en la temporada de premios que recién se inicia, es su más reciente triunfo. El veterano guionista trabaja actualmente en un ‘revival’ del legendario grupo musical Bee Gees.

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en la inacabada historia que rodea...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película de acción y aventuras como...

World War II in Colour

Aunque no presenta una cuantificación total, en términos de los estragos y las enormes pérdidas  –humanas, materiales y de medio ambiente– de...

Greyhound: Entre la historia y la ficción

Greyhound, una producción de Sony Pictures cuya fecha de arribo a las salas de cine fue cambiada en dos ocasiones, ha visto...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -