Thursday, August 5, 2021

Una Vida escénica cuasi Virtual

Must Read

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película...

El siguiente es el articulo que publicamos en el año 2009, a raíz de la difusión de la obra objeto de análisis. Desafortunadamente, Ángel Haché, uno de los más grandes actores dominicanos, y un gran ser humano, murió en el año 2016.

_______________

Recién acabo de ver ‘Una Vida escénica cuasi Virtual’. Esta no es una película que se esté exhibiendo en algún cine, desgraciadamente. Tampoco se trata de un DVD que pueda ser rentado o comprado en algún lado. Es sencilla y ciertamente un DVD que recoge los 50 años de carrera en el teatro y el cine, del actor y director dominicano Ángel Haché.

El documental fue estrenado en junio del año pasado en la Cinemateca Nacional, y desde entonces ha estado circulando apenas entre periodistas y amigos, porque como ya se sabe estas cosas no interesan mucho en nuestro país. El arte cuando en verdad es genuino arte a muy pocos interesa.

Angel Haché

Reencontrarnos de esta forma con Haché fue una experiencia gratificante y dolorosa. Ha sido, naturalmente, un recorrido bastante largo. Una vida escénica casi Virtual’confirma la inacabada extensión de un talento que desafortunadamente nunca ha alcanzado su mayor fulgor. El documental transparenta, al mismo tiempo,  la fortaleza y vigor de una llama que siente que se extingue en el horizonte.

En el ínterin, una amarga tristeza atraviesa la espina dorsal y se explaya incontenible. Es la frustración del mimo que no habla o casi; es decir, del actor, del hombre cuyo mensaje transmite al director, y este a su vez, lo traspasa al espectador.

Esta producción audiovisual es como un capítulo de la historia del teatro dominicano que tiene el poder de inspirar. La pregunta obligada es en cual dirección. ¿Hacia la derecha? ¿O hacia la izquierda? ¿Hacia adentro? ¿O hacia afuera?

Aquella aseveración de que a finales de los años 60 y principios de los 70, este formidable actor podía vivir en España con la dignidad que casi 40 años después, nunca ha podido alcanzar en su propio país, encierra una pena tal honda como la inmensidad del mar.

Una reflexión puesta en imágenes

En ese sentido, aquella mirada perdida y el rostro encogido del mimo, que es cuál alter ego el propio Haché, naturalmente, lo dicen todo. Y la puntualización musical, por cierto, no podía ser más acertada.

El documental que podría considerarse de personalidad o carácter reflexivo, si cabe la definición, fue realizado en base a una serie de entrevistas a distintas personalidades del mundo teatral dominicano, intercaladas con fotos fijas e innumerables escenas de algunas de las obras y películas en las que ha intervenido el reconocido actor.

Aunque escrito y dirigido por el mismo Ángel Haché –fue la única forma que pudo hacerse realidad–  esta obra no es un conjunto de apologías y elogios sobre su propia carrera. Es un trabajo que él asumió con la seriedad y rigurosidad que lo ha caracterizado. Por eso incluye voces desafectas con el resultado de algunas de las obras en las que ha participado, como la de la crítica de arte María Ugarte, entre otros.

Sin embargo, probablemente ninguno de los entrevistados define mejor a Haché como lo hace Augusto Feria, pese a que a veces se advierte en él un tono de reprobación. Cuando habla de la gran capacidad de Haché para asumir los personajes que interpreta, y de su inquebrantable disciplina, hay bastante sinceridad en sus palabras, y un inocultable sentido de admiración, pero se advierte también en él un tono de sermón o de reproche.

Ahora bien, esto, no obstante, lo que hace es enriquecer la perspectiva y punto de vista del realizador.

Algunos insertos, por otro lado, pudieron haber sido más breves, como las escenas de ‘La Historia de Miseria, La Muerte…’ lo que habría proporcionado mayor fluidez a la producción.  Además, el sentido plano y unidireccional de la narración no es precisamente el más ágil y placentero. Es el que más fácilmente garantiza llegar a puerto sin mayores contratiempos, pero no es el que mayor interés despierta en el espectador.

De todas formas, Haché ha logrado un trabajo más que notable, en el que destaca también una magnifica musicalización y una narración en off efectiva, que no desentona.

Enero 16, 2009/ El Nacional

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en la inacabada historia que rodea...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película de acción y aventuras como...

World War II in Colour

Aunque no presenta una cuantificación total, en términos de los estragos y las enormes pérdidas  –humanas, materiales y de medio ambiente– de...

Greyhound: Entre la historia y la ficción

Greyhound, una producción de Sony Pictures cuya fecha de arribo a las salas de cine fue cambiada en dos ocasiones, ha visto...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -