Thursday, August 5, 2021

Veneno: Una película a varias caídas

Must Read

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película...

Tuve la oportunidad de ver esta semana la película dominicana ‘Veneno’, la cual está exhibiéndose en varias cadenas de cine, a través de diferentes ciudades en Estados Unidos.

El film es un buen ejemplo de una industria aún en desarrollo, pero constituye al mismo tiempo, una muestra de un cine que avanza con determinación y sin la anquilosante aprensión exhibida en el pasado.

En ese sentido, llama la atención y se agradece el intento de la película por alejarse de la obviedad y la ‘zona cómoda’, a la que con frecuencia apelan muchas de las producciones cinematográficas dominicanas.

Manny Pérez es una escena del film

Veneno’ es la historia, o más bien el acercamiento a ella, sobre el legendario luchador dominicano Rafael Sánchez, mejor conocido como Jack Veneno. La película no tiene un estilo muy definido, trata con insistencia de ser muchas cosas a la vez, pero su tono risueño e inofensivo, su aproximación al cine fantástico, y su sentido nostálgico y de homenaje al personaje en cuestión la acercan al cine de superhéroes.

Por lo tanto, es innegable que hay ciertos aspectos que uno valora en la producción. Y en entre ellos, por ejemplo, sobresale el hecho de que en lugar de narrar la película partiendo de un enfoque lineal y estructuralmente biográfico, los realizadores, el director Tabaré Blanchard y el guionista y productor ejecutivo Ricardo Bardellino, apelaron a una óptica multilateral que mezcla distintas vertientes, desde lo religioso a lo político, y desde el deporte a la hechicería.

Veneno Inicia de forma novedosa

Esto es algo que inicialmente ayuda al film, sobre todo, porque dicho tramo se fundamenta, además, en un punto de arranque que resulta novedoso e interesante. Cuando uno rápidamente pasa balance a los primeros 30 minutos del film, no puede dejar de sorprenderse por la cantidad de elementos en juego y por la efectividad e ‘inmediatez visual’ con la que los mismos son manejados.

Ahora bien, los problemas comienzan cuando los saltos bruscos del guion empiezan a generar preguntas que se quedan sin respuestas.

No se sabe cómo o quién enseñó al futuro luchador las técnicas de esta disciplina, por ejemplo. ¿Qué pasó en sus años de adolescencia? ¿A qué nivel llegó o qué tan difícil fue para él desarrollarse en dicho deporte? En fin. Estas son sólo una muestra de las inquietudes o lagunas que afloran en la historia. También son notables aquellas relacionadas con la estancia de nuestro héroe en Nueva York.

La razón de esto es muy sencilla. La concepción y dinámica interna de la narración está atada a una estructuración que se rige no por las exigencias propias de la historia central o del personaje, sino por las reglas externas que estipulan que el relato debe escamotearse o alargarse a voluntad para completar los tres capítulos que al parecer se han proyectado del mismo.

Es por ello que, a lo que asistimos aquí es básicamente a la introducción somera del personaje central, mientras se completa el necesario metraje de la película, con las incidencias colaterales de otros personajes, en particular con quien eventualmente vendría a ser conocido como Relámpago Hernández.

De todos modos, gracias a la agilidad y brevedad del film; al sentido de identificación que se establece con el mismo, y en especial, por el buen trabajo del elenco, ‘Veneno’ se erige en una digna, agradable y hasta entretenida película.

Convincentes actuaciones

 Por supuesto, es importante ser un tanto consecuente, y no colocar nuestras expectativas fuera del contexto que determina la producción del film.

Por otra parte, el mejor valor de la película no es una música que, aunque acertada en ocasiones en cuanto puntualiza épocas y situaciones, es mayormente sobreabundante y, sobre todo, como es común en el cine dominicano, persistentemente retumbante.

No. El más reluciente aspecto del film es el conjunto de convincentes actuaciones que ofrece un grupo de actores y actrices de los que uno, por una u otra razón, no esperaba mucho.

Esto es particularmente notable, no tanto en el caso de Manny Pérez, quien es naturalmente, el más popular y conocido de todos, aunque él de todos modos, se desempeña en un registro actoral muy similar al ofrecido en la película ‘Colao’.

Quienes realmente nos sorprenden con sus caracterizaciones, son principalmente Pepe Sierra, como el vengativo y amargado Relámpago Hernández; Yamilé Scheker y Richard Douglas, en papeles breves, pero igualmente efectivos, e incluso Ovandy Camilo interpretando al locutor Silvio Paulino, así como la encarnación del Mal doña Sion –Xiomara Rodríguez.

En consecuencia, las expectativas para las consiguientes incursiones en el personaje están bien altas. Esperemos.

Abril 26, 2018/ El Nacional

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en la inacabada historia que rodea...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película de acción y aventuras como...

World War II in Colour

Aunque no presenta una cuantificación total, en términos de los estragos y las enormes pérdidas  –humanas, materiales y de medio ambiente– de...

Greyhound: Entre la historia y la ficción

Greyhound, una producción de Sony Pictures cuya fecha de arribo a las salas de cine fue cambiada en dos ocasiones, ha visto...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -