Thursday, August 5, 2021

Within The Whirlwind

Must Read

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película...

Mientras buscaba qué ver en Amazon Prime recientemente, me encontré con la producción alemana de 2009 Within The Whirlwind que pone en perspectiva una vez más, la terrible purga desatada por el dictador Joseph Stalin contra miembros de su propio partido, previo al inicio de la Segunda Guerra Mundial.

La película no es un recuento de aquél fatídico acontecimiento, pero sí en cambio el drama personal de una de las víctimas del inimaginable régimen de terror que representó el Stalinismo, en la Rusia de antaño.

Basada en las memorias de la prominente profesora universitaria Evgenia Ginzburg, el film intenta recrear y transportar la audiencia al mundo de opresión e injusticias de aquella época, con las inclemencias del clima y la dureza de la vida que Evgenia, como sus compañeras de infortunio, debieron afrontar.

Sin embargo, aunque no puede negarse que en general el film tiene un buen impacto en el espectador, hay dos aspectos que impiden que la película trascienda y vivamente deje su impronta en él.

Primero, no hay conexión emocional, en virtud de que los personajes nos resultan, algunos simpáticos, pero mayormente desconocidos. Y segundo, el guion escrito por Nancy Larson se revela muy esquemático, reflejando una carencia de profundidad y alcance, tanto hacia lo intento del drama individual, como en cuanto a lo general, en términos del conflicto del que forma parte.

En consecuencia, y esto es probablemente el mayor hándicap de Within the Whirlwind, se evidencia cierta desafección hacia la mayoría de los personajes, debido a que la tragedia que viven unos o la perversidad y vileza con la que actúan otros, no producen el efecto psicológico deseado.

Es decir, aunque en general y sobre todo al concluir el film se percibe claramente el enorme sentido de perdida que sufrió el pueblo ruso o la magnitud de la maldad impuesta por el dictador Stalin, lo cierto es que todo aquello nos llega de forma fría e inanimada.

Within The Whirlwind como referencia histórica

Por lo tanto, ello implica que no hay comunión entre los personajes y el espectador, como tampoco hay una adecuada contextualización de los efectos del régimen Stalinista en la población o de la relación de ésta con aquella.

Habrá quienes dirán que este no es el enfoque de la película, pero la dimensión de la tragedia fue demasiado amplia y profunda como para pasarla por alto.

Una escena del film.

Es tal vez por todo esto que Within the Whirlwind, probablemente sea más recomendable como referencia histórica que como producción cinematográfica.

Ambientada en la ciudad rusa de Kazan unos años antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, la historia se desarrolla, sin embargo, muy lejos del frente de batalla, aunque finalmente tiene con aquella más de un aspecto en común.

De cualquier modo, la película es en esencia un drama íntimo, pesado y árido que recoge la caída en desgracia, a manos de los esbirros de Stalin, de la escritora Ginzburg.

Casada con un reconocido miembro del partido comunista ruso y con dos hijos pequeños, Evgenia fue acusada de agitación y conspiración, y por vía de ello sumaria y arbitrariamente condenada a 10 años de trabajos forzados un campo de concentración en Siberia –parte de las llamadas ‘Gulag’ que operaban entonces por toda la antigua URSS– y su vida, por supuesto, se transformó de repente en un infierno.

El hecho forma parte de uno de los más oscuros y trágicos capítulos de la historia rusa del siglo pasado que ha recibido, sin embargo, poca discusión y difusión en el mundo occidental.

Within the Whirlwind, dirigida por la directora holandesa Marleen Gorris, ganadora del Oscar a la mejor película extranjera en 1995, por Antonia’s Line; constituye un trabajo honesto, digno y profundamente humano y perturbador.

Naturalmente, no se trata del tipo de film que atrae a las multitudes –su apropiada textura visual áspera y destemplada así lo confirma, como también el sentido teatral que incorpora la recitación de poemas; esto último no le aporta nada a la producción– pero no por ello carece de valor.

La reconocida actriz inglesa Emily Watson encabeza el reparto de la película – ella fue la razón por la que decidimos visionar el film – dando vida una vez más a una mujer de carácter fuerte, y como siempre, aun interpretado a un personaje medianamente definido, ella consigue cautivar y capturar la atención del espectador.

Desafortunadamente, no puede decirse lo mismo de los demás personajes, pese a que Ulrich Tukur como el médico del campo de concentración hace lo que puede con el suyo. El resto, incluyendo a Ian Hart y Benjamin Sadler son meros estereotipos, unidimensionales.

Finalmente, aunque algunas no son producciones de gran renombre y cartel, pero casi todas, no obstante, están muy bien actuadas y realizadas, la verdad es que no deja de sorprender la cantidad de películas sobre Rusia o la participación de esta en la Segunda Guerra Mundial, que se encuentran disponibles para streaming en Amazon Prime.

En ese sentido, otras producciones dentro de este mismo tenor, disponibles en la plataforma, incluyen: The Dawns Here Are Quiet, 2015; The Legendary Normandy Niemen Regiment, 2014; Battalion, 2015; Officers, 1971; Enemy at The Gates, 2001 y Tankers, 2018.

6/16/2020

_______________________________

Dossier:

Al cierre de Within the Whirlwind, la película establece que de los 18 millones de prisioneros que de 1934 a 1953 se estima estuvieron en las Gulags del régimen Stalinista, unos 5 millones no salieron vivos de ellas.

Sin embargo, las cifras de personas ejecutadas, o que murieron en la prisiones y campos de concentración durante la dictadura de Stalin no son conclusivas, y están sujetas a distintas interpretaciones y debates.

De acuerdo con datos oficiales de la época, los muertos en las Gulags y prisiones del estado apenas sobrepasaron los 1.7 millones de personas.

No obstante, algunos historiadores, basados en censos y archivos desclasificados, consideran que los asesinatos durante ese periodo sobrepasaron los 20 millones de personas. Hay quienes estiman, sin embargo, como el historiador John G. Heidenrich, que el total fue mucho menor, fijando la misma en 12 millones.

Pero si a ello se agrega la cantidad de gente que murió fruto de las “limpiezas’ étnicas o de las hambrunas reales o provocadas que sufrió Rusia en ese tiempo, la cifra aumentará significativamente.

De cualquier modo, lo que sí queda claro es que, de una forma u otra, la cantidad de personas asesinadas durante la tiranía de Stalin es algo dantesco y aterrador. Es indudablemente mucho mayor que el total estimado del Holocausto, aunque ha recibido muy poco reconocimiento mundial.

- Advertisement -
- Advertisement -

Latest News

Da 5 Bloods

Nunca diré que Da 5 Bloods es una mala película –tiene al menos varios buenos momentos y...

Enola Holmes es refrescante y entretenida

Esta mezcla de fantasía, cine de aventuras y de humor negro es la más reciente incursión en la inacabada historia que rodea...

Joker: Un estudio de personaje

Al público no le ha gustado Joker, y esto es completamente entendible. Esta no es una película de acción y aventuras como...

World War II in Colour

Aunque no presenta una cuantificación total, en términos de los estragos y las enormes pérdidas  –humanas, materiales y de medio ambiente– de...

Greyhound: Entre la historia y la ficción

Greyhound, una producción de Sony Pictures cuya fecha de arribo a las salas de cine fue cambiada en dos ocasiones, ha visto...
- Advertisement -

More Articles Like This

- Advertisement -